lunes, octubre 25, 2010

Mujeres Ricas. Humor 2.0. Segunda Parte.

el arte la persigue

Y continuamos para bingo. Me quedan la rusa, la francesa y la española. Mira, igualito que empiezan los chistes.  En estos episodios está todo un poco mezclado por culpa de mi paisana que invita a la rusa a la feria y después se va a París con la francesa.

Natasha Romanov (la rusa) es nueva y es con diferencia la más guapa de las mujeres ricas. Ya va teniendo sus años, pero quien tuvo retuvo, y la cirugía estética parece que también ha funcionado bien con ella, al menos en lo que a volumen pectoral se refiere. Gasta unas buenas tetazas la Romanov. Deben haberle salido por un pico. Un dinero bien gastado en cualquier caso. En el primer episodio de la noche se fue a la feria con una amiga (maravillosa la edición con la marcha fúnebre) invitada por Mar Segura (la española). “Estamos aquí en Almería en el sitio de los tomates y es nueva amiga mía la reina de los tomates.” Al parecer Mar hizo sus pinitos como modelo de tomates, y la retrataron para unos anuncios muy populares en Moscú. Y dice Mar He invitado a Natasha a Almería a nuestra feria, ¿por qué? Porque en Almería somos muy hospitalarios” Esta muestra gratuita de ramplonería es una de las tantas con las que nos obsequia la almeriense cada vez que abre la boca. Es lo trivial hecho carne, en alguna de sus clases ha memorizado cuatro tópicos que suelta cuando ella piensa que viene a cuento. El que no atine nunca no deja de ser un misterio, la distancia entre lo que pretende aparentar y lo que en realidad es hay que medirla en años luz, es increíblemente vulgar, una paleta que salió de la aldea dispuesta a triunfar por el camino más rápido, léase, el viejo ejercicio de abrirse de piernas ante el primer potentado que le pasara por delante. En este caso se trata de un señor de estos que gasta melena por detrás y calva por delante, calzones altos y camisa de marca. Un Julián Muñoz del tres al cuarto, de estos de la cultura del pelotazo, que por las trazas que gasta seguramente ahora esté arruinado y sea un mantenido de su mujer (La Sexta). Seguro que hay muchas noches, que cuando Mar duerme, desvelado piensa que quién le mandaría a él dejar a su mujer y su familia para seguir a la chocho loco esta. Que seguro que no se hubiera metido en las líneas de crédito que ahora le asfixian con tal de amasar una fortuna para su ambiciosa reina del tomate.  Pero vuelvo a la feria. Mar hace su entrada embutida en un mono ridículo de color albero, pintada como una pepona, tan ordinaria como siempre vaya. Le disgustan los vestidos de faralaes que han traído las guiris para ir a la feria, suelta unas cuantas frases de las suyas, y las acaba convenciendo para que la rusa vaya con un Cavali “Perfecto para la caseta”. Perfecto para la caseta esa tan triste que tenéis es cualquier cosa que compres en un mercadillo. Impagable la secuencia de la llegada a la feria a la Reservoir Dogs. No me cansaré de mentar lo maravilloso del trabajo de edición de las imágenes. De verdad. De grammy.  Se ponen finos, brindan mucho (un momento patrocinado por la sobaquera sudada del marido de Mar) y Mar sigue soltando sus trivialidades “En Almería todas nos llamamos María del Mar, vas por la calle y dices María del Mar y se vuelven todas las mujeres”. A la rusa se nota que le va el bebercio tela. Se hace la extrañada por lo que se bebe en España, pero no contenta con el rebujito se pide vodka para rematar la faena. Y hablando de faenas, una la que le hacía el padre de Mar a ella (no veas los ojos que le echa el abuelo a la rusa), y otra, a la que se la lleva Mar. No se le ocurre otra cosa que invitarla a los toros. Para el que no lo sepa, en Almería capital (los pueblos son otra cosa) de clase, cortitos. A los toros van como van los zagales de botellona, con la merienda, incluidos jamones, gambas y cubateo. Una cosa muy arrabalera y muy fuera de lugar. Como las rusas empiezan a marearse con la sangre, Mar suelta un discurso pro-taurino entre vergonzoso y descacharrante, primero dice no sé qué de la saliva de los toros, de un estudio de la Universidad de Córdoba que según ella es la más prestigiosa de Andalucía, y después que ella siempre dice que si no fuera por las ganaderías no habría playas en Cádiz. La rusa la mira un poco confundida, pero no se atreve a rebatirle la argumentación. Natasha acaba en vez de pidiéndolas, como le conmina Mar, tapándose las orejas para no escuchar nada. “Es un problema educacional” dice Mar.  Tú sí que tienes un problema educacional, porque mira que a la que se dan la vuelta ponerlas a caldo, “Vaya tarde que me están dando estas dos” dice en cuanto cree que no la están escuchando / grabando. Se abre el plano y se ve a la rusa dos asientos más atrás, coscándose de la cortesía. Al final la pobre lo único que quiere es emborracharse, pide vodka y le traen un gin tonic. Se lo bebe igual. Esta con tal de pasar el trago de la feria se bebería hasta el agua de los floreros. En el siguiente episodio se la ve con su familia, tiene un hijo pecoso que quería ser alcalde de Marbella, pero que tiene pinta de buen crío, también se le ven las bragas subida a la cama del nene y se cae dos o tres veces al agua tratando de subirse a una canoa. Un poco rollo así sola la rusa, que tiene la casa llena de frescos con ella en plan diosa griega. Lo que sí mola, que se me olvidaba es el intento de la rusa por cantar. Ha contratado a un vivo para que le escriba una canción, horrenda, que están produciendo. A ella le gusta él. Y a él le gusta su dinero. Pero si yo fuera él no me metía en berenjenales. Es cosa conocida la de que con los rusos de la Costa del Sol no se juega. Y menos, con sus mujeres.

Mientras Olivia (la francesa), está de compras con su marido, Philippe. Que es otro de esos secundarios muy grandes. A mí me da la impresión de que está todo el tiempo beodo, pero es eso, una impresión.  Están comprando sábanas para una visita que van a tener, de las mismas que compra el Papa (carísimas), que tiene los mismos derrochadores gustos que la francesa. Olivia es la única de las mujeres ricas que se ha hecho a sí misma, vaya, la única que trabaja, tiene una discoteca en Marbella y por lo que he leído hasta se la ha relacionado con el caso Malaya. Malayas aparte es una señora. La única con verdadera clase de todas las que aparecen en el programa. Imagino que debe estar la cosa floja en la discoteca y se ha visto obligada a venderse en la tele, pero como digo, es con diferencia de la que más les cuesta reírse a los montadores del programa. Es educada, sensata, elegante, simpática y se nota que fue guapa en sus tiempos de jet-set, aunque ahora luce el mismo look estirado este Duquesa de Alba tan tremendo que les dejan a todas las abuelas con dinero y el vano deseo de seguir siendo jóvenes.   Como digo,  los visita un ex ministro, así que le da un repaso a la casa con las chachas en plan sargenta, que se nota que la que lleva los galones ahí es ella. Se deja entrever que el marido además de alcohólico tiene un affaire con el loro (guapo). De hecho, se queda el hombre muy preocupado al ver que se le han caído unas plumas al animal. Llama al veterinario que le dice que el problema del loro es que tiene celos. Que quiere a Philippe sólo para él.

A la semana siguiente, en París… Mar se ha encalomado en la casa de Olivia. Que por cierto, es fabulosa. Está encantada de la vida, maravillada por las “ceras” (por aceras) de París, que dice que son las más anchas del mundo. En París, se le va la pinza, debe ser el cambio de aire, que se la nota más flipada incluso que en su tierra, que si “París es maravilloso porque tiene de todo”, que sí “Aquí sí que hemos volado nuestra imaginación”. Sigue con su espiral de tontadas “no tengo ni tiempo de escribir en mi moleskine”, se para a oler libros por la calle, que dice que le encantan. Hija pues será olerlos, porque leerlos, se te nota a kilómetros que no. Ya cuando empezó a hablar de Sartre y Simone de Beauvoir, estuve por cambiar de canal. Da demasiada vergüenza ajena esta mujer a veces. Ahora las cosas como son, llevaba una camisa blanca preciosa. Y bueno, la secuencia en la tienda del vino… impagable. Lo más grande que he visto en Mujeres Ricas, un fresco magnífico que retrata a esta mujer. Entra en plan Pretty Woman (vestida como un putón pamelero), saluda en francés “Bonsshú” y pide un vino muy especial para su marido (ya en español), que dice que entiende mucho de vinos. Le preguntan cuánto tiene pensado gastarse y ella dice que como es para su marido no quiere ni pensar el precio. El tendero le ofrece una botellaza de trece mil quinientos euros. Ella traga saliva y casi se le salen los ojos de las órbitas. Pide algo un poco más económico. El señor le ofrece un Petrus de casi cinco mil. Y otra vez a tragar saliva y lo mismo. Así va bajando hasta que el señor le mete un par de botellas en unas bolsas. Y ella “He hecho una compra magnífica, un vino exquisito de una añada maravillosa”. “Me he gastado 150 euros en dos botellas” Esto es como si voy yo al Mercadona, y le digo a la muchacha que me eche el agua de la fregona en una bolsa de plástico que me llevo dos. Después hay una fiesta en casa de Olivia, un cumpleaños loquísimo que parece el baile del hogar del pensionista, pero despendolado, con Olivia sujetándose los pechos y Mar atiborrándose a canapés como lo que es, una muerta de hambre.

15 comentarios:

YotbSoyRico dijo...

jajajajajaja DE 10!!!! el mejor programa del mundo y este uno de los mejores analisis del mismo!!

Enhorabuena!

Virginia M. dijo...

Jajaja. Me he reído mucho leyendo las dos entradas sobre Mujeres Ricas. En El Rotoscopio hemos hecho un análisis menos profundo donde, como nos dices, me he dejado a Phillipe, ¡un gran secundario! También me olvidé de alguien que no tendrá más protagonismo (o eso creo) y es una pena porque daría para mucho: el peluquero de Charlotte, del que tú sí hablas.

Veremos a ver qué nos deparan los dos próximos episodios. Del miércoles ahora pasará a los jueves.

Tiago Cotes dijo...

muchas gracias por las risas.
yo creo que el peluquero va a tener más recorrido. insinuaron que se iba a gastos pagados al ritz con charlotte.
y cierto es que pasa a los jueves. aunque yo la verdad lo veo por internet, que me es más cómodo.

Maitó dijo...

Como ya dije una vez, no hace falta ver el programa para disfrutar de él... Esto es como leer el libro y no ver la película. ¿Lo ves?, ¡tenía yo razón! Jajajajaja!!! Tus comentarios son geniales, vengo de vez en cuando a tu blog y me encuentro estos regalos.
No veo el programa aunque sé de él y he pillado algún zapeo, por ejemplo, el de Mar con los vinos en París, la que sesea (será la colombiana), y la hija-de-su-madre en plan modelo de revista, posando sin cobrar (pagando, diría yo). Casi se me atraganta la comida. ¿De dónde sacan a estos elementos? Porque, que yo sepa, las auténticas SEÑORAS ricas, no saldrían nunca a exhibirse y someterse a mofas y befas públicas. Y en todo caso, sus señores maridos ricos no se lo permitirían. Dicho esto, da idea del "pelaje" de las protas.
Me ha encantado el "bonsssshúuu", eres genial. Un fuerte abrazo.

Maitó dijo...

Que nos amontonamos!! Estamos en línea.
Se me olvidaba: Olivia Valère es muy famosa, y yo no soy del norte. Pero era la que organizaba las mejores fiestas marbellíes en tiempos de la cuadrilla aquélla de Gunilla y su marido Luis Ortiz (los chonis, o algo así?), yo entonces leía el Hola y salía muchíiiisimo. Los llevaba muy derechos a todos, y en efecto, es una señora, que sigue íntegra dentro de lo suyo. Otro abrazo!!!!

Tiago Cotes dijo...

esto parece un chat :-) como siempre, maitó, muchas gracias por el cariño que les tienes a los rollos estos que suelto.

Emma dijo...

Dios mío, lo que me he podido reír con tus dos entradas de Mujeres Ricas, no he parado de soltar carcajadas!! Me encanta el programa y estoy totalmente de acuerdo contigo en todo, en todo: la mejor, la Nannis, por decirlo todo conforme lo concibe... y la peor, Mar, la has definido perfectamente... qué redicha es, qué manera de aprenderse fragmentos de la Wiki sobre París porque sabe que va para allá... Insufrible al 100%. Yo atendí a Olivia Valére cuando trabajaba en atención al cliente de una compañía aérea y confirmo que es una señora de lo más elegante y educada, pero que tiene que dar miedito recién levantada sin maquillaje.
Tiago, aquí tienes una lectora fiel desde este mismo momento.

Tiago Cotes dijo...

¡hola emma!
pues muchas gracias por lo de las risas. y por el dato de olivia. me encantan estos detalles. y es curioso que acaban yendo casi siempre en la dirección de los retratos estos de trazo gordísimo que hago. mi reino por un comentario aquí de la chacha de mar. cien a uno a que le pone a caer de un burro.
y nada más, ya iremos hablando si sigues por aquí y comentas alguna entrada.

edurne dijo...

creo que nadie habia descrito (bueno ni calado) a estas mujeres tan bien! Espero que nos cuentes nuevas impresiones! jaajajja

Tiago Cotes dijo...

¡hola edurne! el cambio de horario me mató anoche. desde que tengo el nene madrugo bastante y me quedé sopa en medio de quién vive ahí. esta noche lo veo en internet y prometo crítica durante el fin de semana, que para eso tiene un día más.

Gossip Girl dijo...

Una vez más, felicito los comentarios.
Por cierto, este jueves sólo hubo un capítulo! Mecachis...
Al fin vi el video de los vinos...Qué grande!
Por cierto, yo no soy de pronombre, soy de participio (uy, que me he liao!)

Marta dijo...

Me encantan tus análisis del programa, no puedo estar más de acuerdo en todo!!! Por fin alguien que ve el programa como algo cómico, no hay que tomarlo en serio. Hay quien ve los Morancos o José Mota, yo veo Mujeres Ricas. Espero ansiosa el comentario del capítulo de esta semana.
Un abrazo!!!

Tiago Cotes dijo...

gossip girl! marta! como siempre, qué bien que se me entienda así de bien. a veces pienso que alguien se lo puede tomar a mal, pero es que para mi, la única lectura que tiene el programa es la cómica, el que vaya por otro lado está mas empanado que Mar. ya vi anoche el programa. y tengo liquidadas un par de ricas. esta noche termino.

Emma dijo...

Mientras más lo leo, más me sigo descojonando XD Siento ser reiterativa, pero es como si estuvieras dentro de mi cabeza cuando veo el programa... jajjaja alucino cuando dices que da vergüenza ajena escuchar a la Mar hablar de Sartre (yo también me sonrojé) pero es que al mismo tiempo pensaba "joder, qué camisa más bonita lleva", y vas y lo pones! jajja Estoy contigo en que los de edición son de Grammy, ma-to por esos momentos en los que suena un grillo (cri cri, cri cri) en los que pillan con la sonrisa permanente pase-lo-que-pase a Olivia Valére mientras suena la onomatopeya de algo que brilla... no sé si me explico! Y el pobre criado de la fulana colombiana... aunque luego dice que es generosa porque le regala una vitro de 6000 €! jaja Y qué me dices del marido, el italiano que cada vez que habla le ponen de fondo la música de "El padrino"? Grandeeee!!
Daría lo que fuera por ver contigo el programa, acabaría en el suelo muriéndome de la risa.

Un beso!!

P.D: Estoy contigo, nuevamente: soberbia la casa de la Valére en París, que es "maravilloso porque tiene de todo".

Tiago Cotes dijo...

¡emma! qué bien que te lo pases tan teta como un servidor viendo mujeres ricas. ya he hecho el comentario del último episodio, y sí, lo de la música del padrino cuando sale el marido, como todos los efectos de sonido, mara-villosos. debería y sí, deberíamos quedar todos los fanes de la serie en los bares para ver mujeres ricas. y cada vez que hubiera una parida celebrarlo como un gol de la champion.

Related Posts with Thumbnails