miércoles, septiembre 30, 2009

El Aprendiz, en La Sexta



Probablemente fui la única persona en España que vio anoche (lunes) el debut de El Aprendiz, en La Sexta. Cené temprano, y zapeando me quedé un rato embobado viendo a las partenaires del Gran Wyoming en El Intermedio, Beatriz Montañez, que tiene unos ojos grandísimos, y una asiática que le tomó el relevo cuando se fue, una china que se hace la tonta lista y que tiene toda la pinta de ejercer de lo primero en la vida real. Para terminar hicieron un zapping de un cocinero de la tele local de Rota que fue con diferencia lo mejor del programa. Wyoming parece el niño de Los Monsters con los tirantes esos que se pone, es demasiado cabezón, y hace como diez años que dejó de hacer gracia. Ya se encargan los de La Sexta de no dejarlo ni un momento solo en pantalla, porque imagino que de hacerlo el share debe bajar demasiado incluso para la ruinosa media de la cadena. Como digo, estaba pensando en cambiar y salió lo del cocinero, que tiene mucho arte, y ya seguí un rato.


Acabó El Intermedio, y empezó del tirón esto de El Aprendiz. Lo presentaron en plan así fantástico, con unas imágenes bien montadas, unos planos de Madrid calcados al comienzo de CSI Las Vegas, y una tropa de mozos y mozas bien parecidos y con currículos presuntamente ejemplares. El premio, trabajar con el famoso publicista Lluís Bassat, que ejerce de maestro de ceremonias en plan padrino. Me cae bien este hombre. Parece tener el punto justo de inteligencia, afabilidad y elegancia. Cualidades todas que parecen faltar a la troupe de participantes que han seleccionado. Ellos parecen vendedores recauchutados de inmobiliarias ruinosas y concesionarios de Hyundai, y ellas, listillas amargadas y modelos de tercera con estudios de post grado. No me creo nada de su experiencia, ni de sus trabajos. Nadie deja un trabajo de alto directivo/a en una multinacional en el extranjero para hacer el chorra en una especie de Gran Hermano de mercadillo, pero no adelanto acontecimientos… La mecánica, sencilla. Dos grupos. Muy original esto: chicos vs chicas. Tienen que elegir un líder (lideresa) y un nombre para su “empresa”. Los chicos eligen, a propuesta de uno que va al gimnasio, STAMINA, el tío trata de explicar y todo lo que es, dándoselas de filósofo de todo a cien. Veredicto: tonto al cubo. Pero las chicas, van y lo superan, eligen el nombre más absurdo y cenizo de la historia de los nombres. Podían haber cogido las iniciales de todas y después poner S.A., pero no, van y le ponen CRASH.ES, con dominio y todo. Cuando uno de los asesores de Bassat les pregunta si no saben que en inglés CRASH significa estrellarse hay alguna que traga saliva. Estrellarsepuntoes. Brillante. Tanta carrera y máster y experiencia en el extranjero para esto… menuda panda de cebollas, parece pensar el señor Bassat. Ahora tendrán una prueba. Ganará un grupo y el otro perderá uno de sus miembros, que es despedido. La primera prueba consiste en VENDER. Único desliz aquí de Bassat, que les dice a los muchachos, “he visto que vuestro líder tiene experiencia en venta en un concesionario de coches, pues ahora, vais a vender algo más difícil que un coche, ¡aceitunas!”. ¡Toma ya! Que me lo expliquen, pero me da que es más fácil vender aceitunas a las pepas que coches… En fin, que se dividen los equipos y se van a un mercadillo unos y otros a vender en plan ambulante. Todo por supuesto, sin papeles ninguno. Que si soy yo el del puesto de aceitunas original del mercado me cago en las mulas del programa y les pido una indemnización o algo. En el puesto de los chicos parece que más que las olivas lo que está a la venta son los muchachos en cuestión, que tratan de seducir torpemente a marujas atraídas por el precio al que han puesto los botes de las variedades mancha real y manzanilla. Se pegan todo el día vendiendo cuatro tíos en el mercado para sacar cien euros. Mientras, la otra mitad del grupo, en una jugada magistral de mercadotecnia, después de estudiar la zona, los costes, y demás tontadas, decide poner el precio de venta más barato que el de coste. De resultas que venden unos botes gigantes a cuatro euros. Con todo, y a pesar de las técnicas de venta con que les motiva el experto en ventas, les cuesta horrores vender cuatro botes. Ridículo es poco. Al final gana el grupo de las chicas, que se intuye que se van a sacar los ojos en dos días, y que marca la diferencia con una flipada que se pone a venderle olivas a un chino (a un chino –de el país- de un chino –antes veinteduros-). Para que lo alucinen todos se pone a venderle al chino en chino –el idioma- (es experta en mercados exteriores). El chino se nota que no entiende un pijo de lo que le dice la otra en chino, y acaba preguntándole a la experta: ¿diecisiete eulos?- en riguroso cristiano. Y se queda allí con olivas para parar un barco.
En fin, que ganan ellas. Y de ellos, hay que echar a uno. Hay un bonito duelo de echarse mierda delante del jefe entre el líder, y su delegado. Un viejales listillo, y un joven pretencioso. Gran momento, porque todos saben que la culpa es del de las gafas, también conocido como pardillo, que echó las cuentas para vender por debajo de coste. Sé bien que Bassat los hubiera echado a los tres, pero como no puede por la mecánica del programa, echa sólo al pardillo.
Y así acaba este primer programa. En el siguiente al parecer ponen a funcionar un bar. Tres puntos a favor por la estética CSI Las Vegas, otros tres por Luis Bassat, dos puntos negativos por el casting de participantes, pijas de barrio estiradas y chulillos de discoteca, y otro negativo por dividirlos en chicos contra chicas, la mixtura hubiera sido mucho más interesante. Si no me fallan las cuentas, sale positivo. Me veo el siguiente. Si es que no lo quitan antes.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

mis felicidades!! que talento! no he parado de reír en todo el rato, y eso que estaba sola delante del ordenador! muy gracioso, y lo mejor, muy acertado!

continua con estos análisis, no me perderé ni uno

Maria
Mallorca

tiago cotes dijo...

¡muchas gracias por los piropos maría! la verdad, de pura casualidad he visto estos dos, pero no veo mucho la tele, anoche, la carmela vio la señora y yo en la tele de la cocina mientras fregaba los platos esto del aprendiz...

Anónimo dijo...

Estupendos los comentarios, al igual que Maria no paré de reirme, vale la pena seguir viendo el programa para luego ver leer tu blog.

tiago cotes dijo...

pues nada, me alegro, no tenía pensado seguir con mis chorranálisis, a ver si puedo ver el siguiente programa...

Anónimo dijo...

no dejes de realizar los análisis! no podemos vivir sin ellos...;) ¡nos hemos enganchado!

Anónimo dijo...

Hola,
yo sólo he visto el programa un día, y me da un poco igual. Pero tus análisis no voy a perdérmelos. Lo que me he llegado a reír!

Oti.

Ethan dijo...

I think you are doing great ! Go and watch Pekin Espress then go and work for a NGO. When you will be starving will talk ...

Y si no lo entiendes aprende ingles cabron !

tiago cotes dijo...

dear ethan.
tu inglés no es muy bueno. deberías improve it. también deberías mejorar tu español. deja bastante que desear. has cometido demasiadas faltas de ortografía, en dos idiomas y en un mensaje tan corto como para considerarlo.
best,
tiago.

Anónimo dijo...

Grande Tiago, grande¡¡¡¡, es mejor el blog que el programa¡¡¡ Te podian contratar a ti los de la sexta que nos ibamos a reir mas¡¡¡¡
Muy acertados los comentarios¡¡¡ Alguien me puede explicar la experiencia de un niñato de 20 años en el mundo empresarial, o de los perfiles que figuran en el programa??? Una FARSA¡¡¡¡¡ Patetico¡¡¡.

Related Posts with Thumbnails